Txt_18. La astronomía en viñetas

QuinoSol

El sol no siempre sale por el Este

Si observas el 21 de marzo, el día que comienza la estación de la primavera, verás que el Sol sale por el punto cardinal Este y se oculta exactamente por el punto cardinal Oeste. A partir de ese día, el Sol se irá ocultando cada vez más hacia el Norte hasta llegar a un límite tres meses después, el 21 de junio, el día del solsticio de verano (solsticio significa “Sol parado”). Después volverá a ocultarse más y más hacia el Sur, pasando de nuevo por el Oeste el 22 de septiembre y continuando este viaje hasta el 21 de diciembre (solsticio de invierno) día en el que el Sol se oculta lo más al Sur. Y vuelta a empezar. Este movimiento aparente del Sol por el horizonte es, en realidad, consecuencia del lento movimiento de la Tiera alrededor de nuestra estrella (traslación) y del eje de inclinación de nuestro planeta.

QuinoLuna

El lado “oscuro” de la luna

Como la pareja de baile en un vals, la Tierra y al Luna guardan una perfecta sincronía en sus movimientos, de tal forma que una parte de nuestro satélite natural queda siempre oculta a nuestros ojos. Tal ocultación se debe a que la Luna gira sobre su eje cada 27 días y un tercio, tiempo que tarda en completar su órbita alrededor de la Tierra. Si lo hiciera gradualmente con mayor o menor velocidad, la otra cara de la Luna quedaría expuesta gradualmente. Otros satélites como los de Marte o los de Júpiter también muestran sólo una cara a sus planetas. Los astrónomos llaman a este fenómeno “captura lunar”. En 1959, la sonda espacial de la Unión Soviética, “Luna III”, envió las primeras imágenes de ese lado “oscuro” de la Luna. Desde entonces, docenas de misiones soviéticas y estadounidenses han fotografiado la cara oculta de la Luna, tan sugerente como la que vemos con nuestros ojos.

QuinoAfrica

La Tierra es redonda, ¿lo dudas?

En un eclipse de Luna, podemos observar que nuestro satélite poco a poco se va introduciendo en la sombra de la Tierra y que esta sombra tiene forma circular, lo cual es otra prueba de la esfericidad de la Tierra. La primera medida del tamaño de nuestro planeta fue realizada de una forma muy sencilla en el s. III a.C. por el griego Eratóstenes de Cirene, director del mayor centro cultural y científico del mundo, la Biblioteca de Alejandría, en Egipto. Él midió la sombra proyectada por una vara un día concreto desde dos ciudades distanates, Alejandría y Assuán. La diferencia de longitud de ambas medidas le permitió medir, con un sencillo cálculo trigonométrico, el perímetro de la circunferencia terrestre. Eratóstenes realizó, de esta manera, el primer cálculo del tamaño de nuestro planeta, estimando un perímetro de 39.375 km, con un error sobre el valor real de sólo un 2%.

ForgesGalileo

El Sol no gira alrededor de la Tierra

Galileo, al recibir noticias de la invención del telescopio, hasta entonces conocido como la lente espía, decidió diseñar y construir el suyo propio con fines astronómicos. Gracias a este pequeño telescopio, de menor capacidad que cualquier prismático de los que usamos hoy en día, hizo grandes descubrimientos en Astronomía. El 7 de enero de 1610 observó cuatro de las lunas de Júpiter girando en torno a este planeta, los llamados en su honor “satélites galileanos”. Este descubrimeinto era la prueba de que no todo giraba en torno a la Tierra como postulaba la teoría geocéntrica, y sugería que el Sol era el centro de nuestro Sistema Solar. La Iglesia Católica le condenó por defender el heliocentrismo.

ForgesCalentamiento

Impactos. Una lotería cósmica

Los asteroides son grandes rocas formadas en los orígenes del Sistema Solar que se encuentran orbitando alrededor del Sol. La mayoría se encuentra en el denominado “Cinturón de asteroides” entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y algunos cruzan peligrosamente la órbita de nuestro planeta. El mayor asteroide conocido es Ceres, con 932 km de diámetro. Fragmentos de asteroides o de cometas son los meteoritos, que consiguen cruzar la atmósfera terrestre sin quemarse completamente y llegar al suelo. Existen evidencias de que hace 65 millones de años, el impacto de un meteorito de más de 10 km de diámetro causó la muerte al 70% de las especies de la Tierra, entre ellas, los dinosaurios. Hoy se conocen 137 asteroides de suficiente capacidad de destrucción, que mantienen riesgo de colisión con nuestro planeta.

ForgesTelescopio

¿Estamos solos en el universo?

Hace más de 2000 años, los filósofos griegos especularon sobre si estábamos solos en el Universo. Epicuro defendía que debía haber otros planetas con vida como la Tierra. Aristóteles se negaba a creerlo. Hace tan sólo dos décadas, los astrofísicos también se mostraban escépticos acerca de encontrar otros mundos sin disponer de una avanzada tecnología que multiplicara, al menos por diez, el tamaño de los telescopios. Desde los 37 mm de diámetro de la lente del telescopio de Galileo a los 10,4 m del Gran Telescopio Canarias, han pasado 400 años. Pronto le seguirá el E-ELT (European Extemely Large Telescope), de 42 m, y otros que continuarán la búsqueda de nuevos planetas. ¿Habrá vida en ellos? ¿Serán habitables?

HipopotamoSol

¿Cuál es la estrella más cercana a la Tierra?

El Sol se formó hace 4.650 millones de años a partir de una nube de gas y polvo con residuos de generaciones anteriores de estrellas. En el interior del Sol se producen reacciones de fusión en las que los átomos de hidrógeno se transforman en helio, produciéndose la energía necesario que irradia al espacio. Actualmente, el Sol se encuentra en plena secuencia principal, fase en la que seguirá unos 5.000 millones de años más quemando hidrógeno de manera estable. Después, comenzará a hacerse más y más grande, hasta convertirse en una gigante roja que engullirá a la Tierra. Finalmente, se hundirá por su propio peso y se convertirá en una enana blanca con una bella nebulosa a su alrededor.

HipopotamoCometa

Deseos fugaces

Las lluvias de estrellas se producen cuando la Tierra, en su órbita alrededor del Sol, cruza los restos dejados por la cola de un cometa. Estas partículas de pocos milímetros se queman al entrar en nuestra atmósfera, produciendo lo que llamamos “estrellas fugaces”. Si ves una pasar, pide un deseo.

Cuando un cometa se acerca al Sol, su núcleo se calienta, sublima la atmósfera de gases y aparece la llamada “coma” o “cabellera”. El viento solar arrastra esos gases y forma la “cola”. Cada año la Tierra en su órbita alrededor del Sol atraviesa distintos enjambres de partículas dejadas por el paso de algún cometa. El hombre que toma cada lluvia de estrellas se debe a la constelación de la que parecen provenir los trazos luminosos (“radiante”). Por ejemplo, las Leónidas son restos del cometa Tempel-Tuttle, que parecen radiar de la constelación de Leo. Hay muchas lluvias de estrellas, pero las más notables son: Cuadrántidas (enero), Líridas (abril), Perseidas (agosto), Oriónidas (octubre), Leónidas (noviembre) y Gemínidas (diciembre).

HipopotamoPerspectiva

¿En la orilla del universo cósmico?

Sabemos que el Universo se expande a partir de un estado inicial de alta densidad y temperatura en el que se formaron los elementos químicos ligeros, estado denominado “Big Bang” o “ Gran Explosión”. Pero, por ejemplo, no podemos determinar si la existencia del Univeros se limita al actual periodo de expansión, o si hubo otros anteriormente, que acabaron en respectivos colapsos para dar lugar a un nuevo ciclo una y otra vez. Sin embargo, todo parece apuntar a que la actual expansión ya no será reversible. Con el reciente descubrimiento de que la expansión del Universo se está acelerando, la Cosmología y la propia Física se tambalean. Para explicar el fenómeno, se ha planteado la necesidad de una quinta fuerza fundamental, desconocida hasta el momento y provisionalmente llamada “energía oscura”

HipopotamoBombilla

¡Apaguen la luz! ¡No se ve nada!

Gran parte de la población mundial no tiene acceso a cielos oscuros. Las luces en exceso roban la luz de las estrellas. Sin oscuridad en la noche, se apagan los astros del firmamento.

La expresión “contaminación lumínica” engloba la suma de todas las consecuencias adversas de la luz artificial, que no están restringidas a la observación astronómica. Muchos seres vivos, entre los que se incluyen los humanos, necesitan la noche. El plancton, algunos insectos, anfibios y pájaros cambian sus hábitos al variar el ciclo de luz y oscuridad. Menos iluminación no significa peor iluminación. Basta con dirigirla hacia donde es necesaria y optar por luminarias de bajo consumo, además de prescindir de las superfluas. ¿Es la observación de un oscuro cielo nocturno un derecho de la humanidad? Lo es y, como tal, implica deberes para todos. Como dijo Ray Bradbury: “No estoy apagando la luz: estoy encendiendo la noche”

Mingote

Presente, pasado y futuro

La Astronomía es la ciencia más antigua de la humanidad y siempre ha desempeñado un papel primordial en la cultura de todos los pueblos de la Tierra, tanto por su utilidad para estructurar el tiempo y permitir la creación de un calendario basado en la observación de los objetos celestes, como por su relación con la mitología y la religión a la de hora de ofrecer una visión cosmológica del mundo. Hoy ya no miramos el cielo para saber la hora por la posición del Sol o las estrellas, desconocemos la fase en que se encuentra la Luna, que tan útil era antes de la luz eléctrica para desplazarse de noche, y raramente admiramos el maravilloso espectáculo de un cielo estrellado, un amanecer o un atardecer.

Medina

Síndrome del astrónomo aficionado

Este síndrome, muy contagioso, que se conoce desde la antigüedad, provoca una curiosidad insaciable en aquellas personas que lo padecen. Los síntomas más evidentes son: rigidez de cuello, que provoca que miren siempre hacia arriba o, en los casos agudos, hacia abajo, como a través de un telescopio. Fotofobia, que provoca que busquen las zonas más oscuras, para según ellos ver mejor. Acumulación de material astronómico, llegando a conservar el telescopio que les regalaron de niños. Repetición compulsiva de fotografías o búsqueda de astros ya fotografiados y encontrados. Lectura obsesiva de libros de divulgación científica. El sueño de todo afectado, lejos de querer curarse, es dejar su nombre en algún cometa o similar que sea recordado por otros afectados.

FUENTE: astronomia2009.es

PREGUNTAS DE COMPRENSIÓN

  1. ¿Qué es la traslación y qué consecuencias tiene?
  2. ¿Por qué se le llama a uno de los lados de la luna “el lado oscuro”?
  3. ¿Qué ocurre cuando hay un eclipse de luna?
  4. ¿Que es el heliocentrismo? ¿Y entonces el antropocentrismo? ¿o el teocentrismo?
  5. ¿Qué diferencia hay entre un asteroide y un meterorito?
  6. ¿Crees que es posible la existencia de vida en el espacio exterior?
  7. ¿En qué momento empezará el sol a ser inestable para convertirse en una gigante roja?
  8. ¿Qué es un cometa?
  9. ¿Qué hace pensar que la expansión actual del universo ya no es reversible?
  10. ¿Hasta qué punto es importante que se haga de noche?
  11. ¿En qué ha cambiado la observación astronómica del cielo?
  12. ¿Qué es el síndrome del astrónomo aficionado?

CRUCIGRAMA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s